Danza, tecnología, música y arte desnudan los sueños de “La bella durmiente”

Danza, tecnología, música y arte desnudan los sueños de "La bella durmiente" 

Fotografía cedida por Jonathan Marder & Company donde aparece la bailarina rusa Diana Vishneva vestida por Bart Hess para el papel de la Princesa Aurora en la obra “Sleeping Beauty Dreams” (Los sueños de la bella durmiente), creada a partir de una idea del holandés Rem Khass, que debuta este viernes en el Adrienne Arsht Center de Miami, Florida (EE.UU.). EFE/Jonathan Marder & Company

Miami, 6 dic (EFE).- El cuento de hadas “La bella durmiente” cobra una dimensión onírica y a la vez vanguardista en un espectáculo con danza, música electrónica, arte, un vestuario propio de Lady Gaga y la más avanzada tecnología, que mañana se estrena mundialmente en Miami (EE.UU.).

Creado a partir de una idea del holandés Rem Khass, su productor y director, “Los sueños de la bella durmiente” debuta este viernes en el Adrienne Arsht Center de Miami, donde también podrá verse el sábado, antes de llegar al Beacon Theather de Nueva York, donde se presentará el 14 y 15 de diciembre.

La historia de este espectáculo sorprendente no es la del encantamiento y el despertar con final feliz de “La bella durmiente”, sino un viaje por los sueños que la princesa Aurora tiene en su largo letargo de cien años.

El espectáculo es la combinación de lo que ocurre en el escenario y su “traducción” simultánea en una pantalla digital gigante en la que los bailarines se transforman en avatares y sus movimientos en arte y explosiones de color, con el “plus” de la música, la iluminación, la escenografía y los efectos especiales.

A los ojos de los espectadores es una sola cosa, bella y mágica, y además diferente en cada función.

“Estamos muy emocionados por el estreno de mañana”, afirma en unas declaraciones a Efe el holandés Khass, quien dice estar ansioso por compartir lo que ha creado un “increíble equipo internacional” de artistas y técnicos.

El productor y director, que en 2015 estrenó el filme artístico “Gravitation”, agregó que en los ensayos se pudo ver cómo “todos los elementos, danza, arte visual, música electrónica experimental e interacción en tiempo real entre los bailarines humanos y los caracteres digitales se fusionaban en una experiencia única, extraordinaria, fascinante y envolvente”.

La bailarina rusa Diana Vishneva, protagonista de “Gravitation”, es Aurora, la princesa encantada, y el brasileño Marcelo Gomes, el príncipe que en el cuento tradicional la despierta con un beso.

Ambos fueron primeras figuras en el American Ballet Theatre y no habían vuelto a compartir escenario desde entonces.

El artista digital alemán Tobias Gremmler, el compositor holandés Thijs de Vlieger, del grupo musical Noisia, el coreógrafo de origen rumano Edward Clug, el diseñador holandés de vestuario escénico Bart Hess, los artistas tecnológicos italianos de fuse y el artista lumínico estadounidense Laurent Fort también han puesto su talento al servicio de “Los sueños de la bella durmiente”.

“El mundo de los sueños es único y no tiene que estar confinado al tiempo y el espacio”, señala un comunicado de prensa de la producción, que en 2019 recorrerá 20 ciudades de Estados Unidos y en 2020 seguirá su gira por otros países.

La obra está inspirada en el ballet “La bella durmiente” del ruso Chaikovski, quien a su vez se inspiró en un cuento del francés Perrault, que tomó la historia de la tradición oral europea.

Ninguno de ellos contó que pasó por el inconsciente de la princesa Aurora en los 100 años en que estuvo dormida, un misterio que Khass y su elenco desvelan usando, como corresponde a los sueños, un “lenguaje” onírico donde todas las emociones, claras y oscuras, están presentes.

El también holandés Bart Hess, que creó en su día un vestido de barro para la cantante Lady Gaga, ha diseñado un vestuario tan impactante desde el punto visual como tecnológico.

Además, el coreógrafo Clug y los artistas digitales, tecnológicos y lumínicos trabajaron codo con codo para inventar y poner en marcha innovadoras soluciones artísticas para dar vida a la historia.

La música del espectáculo es obra de Thijs de Vlieger, quien junto a Nik Roos y Martijn van Sonderen, del grupo Noisia, busca “hacer del diseño de sonido un arte”.

Diana Vishneva, formada en la Academia Vaganova de Ballet Ruso de San Petersburgo, cuenta con importantes reconocimientos como bailarina clásica, pero además ha demostrado a lo largo de su carrera un interés por la experimentación que le ha llevado a trabajar con reconocidos coreógrafos contemporáneos.

Formado en Brasil, Estados Unidos, Francia y Cuba, Marcelo Gomes fue bailarín principal del American Theatre Ballet de 2002 a 2017 y también ha tocado con éxito otros terrenos artísticos.

El artista digital y escenógrafo Tobias Gremmler da muestras en “Los sueños de la bella durmiente” de ser, como dicen los críticos, alguien capaz de “romper el muro que separa la virtualidad de la realidad”.

Para el espectador, aunque todo es sueño en este espectáculo, no hay posibilidad de dormirse.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion