EE.UU. entrega US100 millones de dólares de ayuda militar a Líbano tras meses de retraso

Eliot Engel (C), presidente del comité de Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU. EFE/EPA/MICHAEL REYNOLDS/Archivo

Washington, 2 dic (EFE).- El Gobierno de EE.UU. ha comenzado la entrega al Líbano de un paquete de ayuda militar de 100 millones de dólares después de tres meses de retraso por circunstancias que aún no han sido aclaradas, pero que coinciden con acusaciones de tortura contra el Ejército libanés.

Un alto funcionario del Departamento de Estado anunció este lunes que «el proceso ha acabado» y la ayuda militar «ya está siendo entregada» al Líbano, aunque rechazó explicar por qué fue retenida en una especie de limbo desde que en septiembre recibiera el visto bueno de la Oficina de Presupuestos de la Casa Blanca.

Preguntado por la prensa, esa fuente no quiso comentar sobre informaciones de grupos como Amnistía Internacional (AI) que aseguran que militares libaneses han cometido «torturas y malos tratos» contra quienes protestan en las calles desde hace semanas.

«El Ejército -aseguró ese funcionario- es una institución, una institución nacional, defiende las fronteras del Líbano, es un socio excelente de EE.UU. en la lucha contra el terrorismo, contra los sunitas yihadistas islamistas. Ha desarrollado en los últimos años grandes capacidades en ese aspecto».

«Ellos han respondido en las recientes semanas de una manera impresionante al proteger a los manifestantes de la violencia», añadió el funcionario, que habló bajo condición de anonimato.

Legisladores demócratas como Eliot Engel, presidente del comité de Exteriores de la Cámara de Representantes, y el senador Chris Murphy llevan desde octubre presionando a la Administración para que ofrezca una explicación sobre las razones que habían llevado a retrasar la ayuda.

El 5 de septiembre la Casa Blanca notificó al Congreso de que iba a enviar la asistencia al Líbano, pero luego no llegó a entregar esa asistencia y rechazó dar explicaciones.

El paquete de ayuda está destinado a la compra de material militar y municiones para las fuerzas armadas libanesas con el objetivo de que combatan la presencia en ese país del grupo chií libanés Hizbulá, al que Washington considera terrorista.

Las protestas en el Líbano comenzaron el pasado 17 de octubre como parte de un movimiento espontáneo que ha crecido en las calles y que demanda cambios profundos en el régimen político del país, basado en el reparto sectario del poder.

Las manifestaciones han llevado al primer ministro libanés, Saad Hariri, a dimitir pero el presidente, Michel Aoun, aún no ha acordado con las demás fuerzas políticas a un sucesor para encabezar un nuevo Ejecutivo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion