El boxeador paraguayo ‘la Pantera’ Moray obtiene la libertad condicional

En la imagen, el paraguayo Richard ‘la Pantera’ Moray. EFE/Andrés Cristaldo/Archivo

Asunción, 11 jul (EFE).- El recluso paraguayo Richard ‘la Pantera’ Moray, que el viernes se proclamó campeón del torneo Sudamericano de Boxeo en el interior de la cárcel de Tacumbú, en Asunción, obtuvo este jueves la libertad condicional tras cumplir casi la totalidad de su pena de siete años por robo agravado.

Las autoridades judiciales le han concedido al púgil, de 31 años, este beneficio penitenciario por haber superado su proceso de rehabilitación, cuando restaban 10 meses para que finalizase su reclusión en la penitenciaria asuncena.

El Ministerio de Justicia indicó en un comunicado que Moray «ha sido acreedor suficiente del beneficio de la libertad condicional por mantener una conducta y actuación sobresaliente dentro del penal donde fue rehabilitado a través del deporte».

Además, argumentaron que durante su condena se ha convertido en un «ejemplo para todos los que están privados de libertad de que el cambio sí se puede».

Como parte de la medida, Moray deberá prestar un servicio comunitario como instructor de boxeo en la penitenciaría, así como asistir a sesiones con una psicóloga forense.

El boxeador será trasladado al albergue para presos rehabilitados Virgen de la Merced, ya que su vivienda se encuentra en una de las zonas ribereñas de Asunción que han quedado inundadas por las crecida del río Paraguay.

Moray logró una importante victoria el pasado viernes en un combate organizado en la Penitenciaria Industrial Esperanza, adyacente a la superpoblada cárcel de Tacumbú, donde se impuso al boxeador brasileño Carlos ‘Caolho’ de Jesús, tras derribarle tres veces en el primer asalto.

El evento internacional reunió a numerosos medios de comunicación y a autoridades como el ministro de Justicia, Julio Ríos, y el del Interior, Juan Ernesto Villamayor.

El boxeador paraguayo es además campeón nacional en la categoría welter (63,5 kg.-66,6 kg.), una disciplina que comenzó a practicar a los 14 años de edad en Gregorio de Laferrere, una localidad ubicada en el distrito del Gran Buenos Aires, en Argentina.

Desde hace cuatro años, Moray inició un proceso de rehabilitación y reinserción social en la penitenciaría de Tacumbú, que le ha permitido reanudar el deporte y dejar atrás sus adicciones a las drogas y al alcohol.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion