Iohannis gana primera vuelta y se disputará presidencia rumana con Dancila

EFE/EPA/ROBERT GHEMENT

Bucarest, 10 nov (EFE).- El presidente de Rumanía, el conservador Klaus Iohannis, ganó este domingo con holgura la primera vuelta de las elecciones presidenciales y se medirá en la segunda a la candidata socialdemócrata, Viorica Dancila que, según los sondeos a pie de urna ha quedado en segunda posición.

Las tres encuestas publicadas al cierre de los colegios electorales sitúan a Iohannis en cabeza, con entre el 38,7 y el 42 por ciento de los votos.

Le sigue la exprimera ministra Viorica Dancila, que habría obtenido entre el 18 y el 22,5 de los sufragios.

Al no conseguir ningún candidato más del 50 de los votos, y si el recuento oficial confirma los sondeos, los dos aspirantes más votados se disputarán la presidencia en la segunda vuelta, que se celebrará el 24 de octubre.

En tercera posición las encuestas sitúan al candidato de la alianza USR PLUS, Dan Barna, al que los tres sondeos a pie de urna publicados otorgan alrededor de un 16 por ciento del voto.

En declaraciones a los medios desde la sede del Partido Nacional Liberal (PNL), Iohannis se ha felicitado por el resultado

«Nunca los rumanos habían votado tanto y tan claro contra el Partido Social Demócrata (PSD)», ha afirmado el favorito en estos comicios a dos vueltas.

Iohannis también ha pedido el voto para la segunda vuelta de quienes se han manifestado en los últimos años contra las polémicas reformas judiciales de los Gobiernos del PSD.

Desde la sede del PSD tomó la palabra la exprimera ministra Dancila, cuyo Gobierno cayó el pasado 10 de octubre en una moción de censura después de ser criticada por suavizar las leyes contra la corrupción e intentar llevar a cabo una polémica reforma de la justicia que le valió duras recriminaciones de la Comisión Europea (CE).

La candidata del PSD se felicitó por haber entrado en la segunda vuelta y se mostró confiada en sus opciones de ganarle a Iohannis.

«Espero que muchos rumanos se unan a nosotros», declaró Dancila, en referencia a «quienes hoy han dado su voto a otros candidatos».

Por su parte, el aspirante de USR PLUS, Dan Barna, ha recordado que «las encuestas a pie de urna no son los resultados oficiales», y ha asegurado que espera obtener más votos de los pronosticados.

A falta de contabilizar la diáspora, la participación ha sido del 47,66 por ciento, cinco puntos y medio menos que en las presidenciales de 2014.

Aunque el presidente tiene atribuciones eminentemente simbólicas en Rumanía, la elección del jefe de Estado influirá en la carrera hacia las elecciones legislativas que se celebrarán, a más tardar, en diciembre del año que viene.

El país está regido por un Gobierno minoritario del PNL desde el lunes pasado, cuando el primer ministro designado por Iohannis para sustituir a Dancila, Ludovic Orban, obtuvo el apoyo necesario en el Parlamento para tomar posesión del cargo.

Iohannis y el PNL ahora en el Gobierno se han comprometido durante la campaña de las presidenciales a acabar con el nepotismo, la corrupción y los ataques a la independecia judicial y la estabilidad presupuestaria de los que acusan al PSD.

Mientras tanto, Dancila pide el voto reivindicando las subidas de sueldos y pensiones de su Gobierno y el crecimiento económico que ha experimentado Rumanía durante su mandato.

En la segunda vuelta, Iohannis tratará de atraer el voto de los reformistas de USR PLUS, que forman parte junto a Ciudadanos y En Marche! del presidente francés Emmanuel Macron del grupo Renew Europe, y han mantenido un discurso muy crítico con el PSD desde su irrupción en la política rumana hace cuatro años.

Las opciones de Dancila pasan por convencer a los votantes del actor y candidato independiente Mircea Diaconu, que ha quedado cuarto con alrededor de un 8 por ciento del voto y estaba apoyado por dos partidos minoritarios cercanos al PSD.

Marcel Gascón

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion