Los combates en Trípoli han desplazado ya a 35.000 personas, según la ONU

Un hombre inspecciona los daños causados por un bombardeo, en Trípoli (Libia). EFE/Archivo

Naciones Unidas, 22 abr (EFEUSA).- Unas 35.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de los combates en el sur de Trípoli, informó este lunes Naciones Unidas.

La organización alertó de que el desplazamiento de civiles sigue acelerándose cada día, con informes que apuntan que unas 500 familias habrían dejado sus casas en las últimas horas.

En su mayor parte, los desplazados se están instalando con familiares o en centros temporales en áreas más seguras dentro de la capital libia.

«También estamos muy preocupados por las personas que siguen en las zonas de conflicto y que querrían irse, pero que no han podido hacerlo. O heridos a los que los servicios de emergencias no han podido acceder», explicó a los periodistas la representante especial adjunta de la ONU en Libia, Maria do Valle Ribeiro.

Por videoconferencia, Ribeiro dijo que se han registrado unos 200 muertos, unos 20 de ellos civiles, y unos 1.000 heridos desde que el pasado 4 de abril comenzó la ofensiva contra Trípoli por parte de las fuerzas del mariscal Jalifa Hafter, el hombre fuerte del este de Libia.

La diplomática subrayó que Naciones Unidas sigue además muy preocupada por la situación de migrantes, refugiados y demandantes de asilo que se encuentran en el área de la capital, en especial de unos 3.600 que están en centros de detención en algunas de las áreas más cercanas a los combates.

La ONU ha venido demandando a las partes del conflicto un alto el fuego o, al menos, pausas humanitarias para permitir evacuaciones y el suministro de ayuda a las poblaciones afectadas.

En ese sentido, Ribeiro pidió a la comunidad internacional que haga presión para que se proteja a los civiles, sobre todos después de que la pasada semana se registrasen varios ataques indiscriminados contra áreas residenciales y contra personal e instalaciones sanitarias.

La batalla por el control de Trípoli estalló el pasado 4 de abril, fecha en la que el mariscal Hafter ordenó la conquista de Trípoli con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la ciudad, en un claro mensaje a la comunidad internacional.

Desde entonces, los combates se libran a diario en torno al antiguo aeropuerto internacional de Trípoli, un enclave de alto valor estratégico para la conquista de la urbe.

El aeródromo, en desuso desde hace años, está desde el fin de semana en poder de las fuerzas orientales, que tratan de avanzar por el eje meridional desde la localidad de Tarhouna, unos 60 kilómetros al sur de la ciudad.

En los enfrentamientos, que han afectado al precario suministro eléctrico en la ciudad, también participan milicias procedentes de la vecina ciudad estado de Misrata, principal puerto comercial de Libia, enviadas en auxilio del gobierno respaldado por la ONU en 2016 tras su fallido plan de paz.