Muere el exdictador bangladesí Hossein Mohammad Ershad a los 89 años de edad

Muere el exdictador bangladesí Hossein Mohammad Ershad a los 89 años de edad 

EFE/EPA

Dacca, 14 jul (EFE).- El exdictador militar Hossein Mohammad Ershad, que gobernó con puño de hierro Bangladesh tras un golpe incruento entre 1982 y 1990, murió este domingo en Dacca por problemas de salud a la edad de 89 años.

Ershad falleció a las 07.45, hora local (1.45 GMT), en un hospital militar de la capital bangladesí debido a problemas en su hígado, pulmón y riñón, además de tener baja hemoglobina, confirmó a Efe su vicesecretario de Prensa, Khandakar Delower Jalali.

Según la fuente, el también poeta y cinco veces miembro del Parlamento al frente del partido Jatiya, será enterrado el martes en Dacca en el cementerio del Ejército.

Ershad fue una de las personalidades más controvertidas de la historia reciente de Bangladesh desde que el país se independizó del entonces Pakistán Occidental en 1971.

El militar se encontraba en Pakistán Occidental cuando estalló la conocida como guerra de liberación en la parte oriental del país, por lo que permaneció bajo arresto junto a otros oficiales bengalíes hasta su repatriación en 1973 como parte de un acuerdo internacional firmado entre la India, que apoyó a Bangladesh, y Pakistán.

Casi una década después de su regreso a Bangladesh, en 1982, el antiguo jefe del Ejército tomó el poder en un golpe incruento, derrocando al mandatario Abdus Sattar, y estuvo al frente del país durante nueve años hasta un levantamiento popular en 1990.

Tras ser depuesto, fue demandado en más de una veintena de causas por corrupción y lavado de dinero, además de otros delitos, de los que solo salió mal parado en una oportunidad, según información de la oficina de la Comisión Electoral, donde constan todos los antecedentes de las personas elegidas para cargos públicos.

Fue encontrado culpable en relación a la adjudicación de unos terrenos por lo que fue sentenciado a finales de 2000 a siete años de prisión, una sentencia reducida a cinco años por un tribunal de apelación, aunque solo llegó a cumplir cuatro meses de cárcel, de donde salió bajo fianza.

Las primeras elecciones tras el derrocamiento del exdictador llevaron al poder a la líder del Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP), Khaleda Zía, que había formado parte de las protestas contra Ershad junto a su enemiga y actual primera ministra, Sheikh Hasina, con la que se ha alternado en el poder desde entonces.

A pesar de esta oposición, tanto Zía como Hasina trataron después de hacerse con el apoyo político de Ershad, algo que logró la actual mandataria y su partido, la Liga Awami, que han tenido al Jatiya del exdictador como aliado, pese a hacer las veces de principal fuerza opositora en el Parlamento ante la ausencia del BNP.

Así, Hasina le nombró en 2014 representante especial con rango de ministro, un puesto que mantuvo hasta las elecciones de 2018.

En 2014, Ershad llegó a recitar uno de sus poemas en el Parlamento titulado «Nuestra travesía comienza… queremos construir nuestro amado Bangladesh», desatando el aplauso general de la Cámara, para luego proclamar su apoyo incondicional a Hasina.