Pueblo del norte de México lucha por recuperar normalidad tras enfrentamiento

Pueblo del norte de México lucha por recuperar normalidad tras enfrentamiento 

Agentes de la Guardia Nacional resguardan este lunes la población de Villa Unión, en el estado de Coahuila (México), luego de un ataque armado el pasado sábado. EFE/Miguel Sierra

Villa Unión (México), 2 dic (EFE).- Los testimonios de los habitantes de Villa Unión, el pequeño municipio del norteño estado mexicano de Coahuila donde el sábado murieron 22 personas en un enfrentamiento, muestran su lucha por recuperar la normalidad perdida.

«Se oía la balacera muy seguido. Se oía muy fuerte. Es la primera vez que pasa esto aquí. Había estado tranquilo. Nunca había habido problemas de eso», comenta a Efe en anonimato uno de los residentes de esta localidad mexicana cercana a la frontera con Estados Unidos.

El habitante se refiere a las cerca de dos horas que duraron el sábado los disparos producidos por el choque entre sicarios y fuerzas de seguridad que dejó 22 muertos y la detención de al menos dos presuntos responsables, según informaron este lunes fuentes oficiales.

En este pequeño municipio, de cerca de 6.000 personas, se registró uno de los sucesos más violentos de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, que arrancó hace justo un año.

«Suceden estas cosas lamentables, quiero comentar que no había pasado esto en Coahuila. Ya llevaba un tiempo el Gobierno cuidando mucho el tema de seguridad pública», aseveró el presidente este lunes durante su conferencia de prensa matutina.

En un recorrido por la zona, Efe constató que los vestigios del tiroteo, en el que participaron unos 70 sicarios, son todavía muy visibles en buena parte del poblado.

Además de la fachada del palacio municipal cosida a balas, hay vehículos incendiados, comercios con ventanas rotas y otros inmuebles con impactos.

También se observa un número aún no precisado de elementos del Ejercito y la nueva Guardia Nacional, el cuerpo mixto de formación militar y policial creado por el actual mandatario mexicano, equipados con armas largas y vehículos pesados.

Pese a los riesgos, los habitantes entrevistados expresan su agradecimiento por la presencia de los soldados y la Guardia, y la decisión de los policías locales de enfrentar a los sicarios, presuntos miembros del Cártel del Noreste (CDN).

«Ellos venían por la alcaldesa y todos los policías a matarlos», relata Juan Antonio Rodríguez al señalar los impactos de bala en el palacio municipal.

Rodríguez describe la presencia de los sicarios como «una caravana» de 18 camionetas, en algunas de las cuales viajaban más de una decena de personas.

En tanto, el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, precisó este lunes que los pistoleros traían vehículos con el logotipo y ropa con las siglas del CDN.

El gobernador, quien asumió el poder hace dos años, indicó que este grupo lleva años queriendo entrar a Coahuila. Tan solo en su tiempo de mandato se han registrado al menos 15 intentos de ingreso armado por parte de ese grupo criminal a este estado fronterizo con Estados Unidos.

Además, indicó que se han decomisado en las últimas horas 17 vehículos blindados, cuatro de ellos con artillería pesada, además de que se encontraron 18 armas largas y miles de cartuchos.

Al apuntar a los casquillos de bala que permanecen en las calles de la localidad, Rodríguez declara que sigue vivo porque Dios todavía no lo quiso «recoger al cielo».

«Pues sí estuve asustado. Fue una visión entre la vida y la muerte. Aquí echaron plomazos (balazos) pa’l techo y pa’todos lados del portón. Dije: ‘Híjole, ya nos va a llevar la jodida'», reflexiona.

Contenido relacionado

El CDN, el poderoso Cártel del Noreste de México busca expandirse a Coahuila

Saltillo (México), 2 dic (EFE).- El Cartel del Noreste (CDN), emanado de los antiguos Zetas en México, pretende conquistar y retomar sus plazas en el estado norteño de Coahuila, donde este fin de semana atacó la alcaldía de un palacio municipal dejando un saldo final de 22 muertos.

En el pequeño municipio Villa Unión, en el norteño estado de Coahuila, se registró uno de los sucesos más violentos en la Administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que arrancó hace un año.

El saldo final de las autoridades son 16 delincuentes abatidos, dos civiles y cuatro policías del estado. También se rescataron a varios secuestrados por los sicarios durante los sucesos. Entre estos, cuatros menores y dos cazadores de origen estadounidenses.

1. ¿QUIÉN CONFORMA EL CÁRTEL DEL NORESTE?

El Cártel del Noreste actualmente es encabezado por Juan Gerardo Treviño Chávez, alias el «Huevo», sobrino de Miguel Ángel Treviño Morales, alias «Z40» y exlíder de los Zetas, señaló este lunes a Efe el especialista en seguridad Alejandro Hope.

Documentos del Archivo Histórico de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) consultados por Efe narran que el nacimiento de los Zetas se remonta al año 1997 cuando el Gobierno de México y el de Estados Unidos acordaron incluir a militares en el combate al narcotráfico en la frontera del nororiental estado Tamaulipas.

Con ese objetivo la Sedena seleccionó a una serie de oficiales altamente capacitados para que fueran introducidos como civiles en la Policía Judicial Federal (PJF), en esa época la organización era responsable del combate al narcotráfico pero que ya estaba muy corrompida.

El equipo Zeta estaba encabezado por el Cabo de Infantería Arturo Guzmán Decena pero a los pocos meses de su llegada el grupo traicionó al Ejército y se puso a las órdenes de los capos del Cártel del Golfo (CDN) como sus escoltas.

Así, el capo Osiel Cárdenas Guillén -del Cártel del Golfo- utilizó al grupo de Los Zetas como brazo armado para conquistar nuevas plazas fuera de Tamaulipas, entre ellas Piedras Negras (Coahuila).

Para el año 2010, el grupo de militares decide romper con el CDG y formar su propio cártel.

Tras la captura del Z40, su hermano Omar Treviño Z42, tomó las riendas, pero en marzo del 2015 también es capturado en Monterrey y su sobrino, Francisco «Kiko» Treviño Chávez, tomó el control de la organización.

Kiko Treviño de 38 años de edad renombró a los Zetas como Cartel del Noreste y fue su líder hasta que en septiembre del 2016 los detiene la DEA en la ciudad de Houston.

Después de una serie de pugnas internas una hermana de Z40 tomó el control de la organización pero es capturada, así que ahora Juan Gerardo Treviño Chávez, el «Huevo», encabeza al CDN.

2. ¿DÓNDE TIENE PODER EL CÁRTEL DEL NORESTE?

Informes militares indican que el CDN tiene su principal área de influencia en Tamualipas, estado fronterizo con Estados Unidos y uno de los más violentos del país, y también una amplia presencia en el vecino estado de Nuevo León, donde se ubica la importante ciudad de Monterrey.

El CDN tiene el control de Nuevo Laredo (Tamaulipas), y se disputa otras áreas con el también poderosos Cártel del Golfo en Tamaulipas, con otro grupo criminal llamado Zetas Vieja Escuela y, recientemente, se estima que el Cártel Jalisco Nueva Generación también llegó a Tamaulipas.

3. ¿QUÉ ES LA TROPA DEL INFIERNO?

Treviño Chávez formó un nuevo brazo armado integrado principalmente por jóvenes y adolescentes y conocido como la Tropa del Infierno para retomar sus antiguas plazas.

La Tropa del Infierno, un grupo de sicarios que además tiene una serie de canciones de rap, ha estado muy activa en las últimas semanas en todo el noreste del país.

El pasado 15 de noviembre se enfrentaron a tiros en Nuevo Laredo (Tamaulipas) contra agentes del Ejército con saldo de un soldado y seis delincuentes muertos, además de varios «narcobloqueos», como se conoce a actos del crimen organizado consistentes en quemar coches y mobiliario urbano para entorpecer la labor de las fuerzas de seguridad.

En Monterrey, capital de Nuevo León, en días pasados dejaron varias bolsas con cuerpos descuartizados y junto a ellos mensajes contra los grupos rivales.

4. ¿QUÉ BUSCAN AHORA EN COAHUILA?

En los últimos meses, Coahuila había sido un estado en relativa calma si se compara con años anteriores y con otros lugares de la región, disminuyendo el número de homicidios y de delitos considerablemente.

No obstante, la reciente masacre en Villa Unión ha puesto de nuevo a este fronterizo estado en el punto de mira.

El gobernador Miguel Riquelme anunció la detención de dos presuntos criminales, pero las autoridades siguen buscando algunos miembros del comando de la Tropa del Infierno, que estaba integrado por hombres armados que llegaron en 20 vehículos a Villa Unión y que escaparon presuntamente a Tamaulipas.

Los hechos sucedieron en Villa Unión, un pequeño poblado ubicado menos de 50 kilómetros de distancia de la frontera con Estados Unidos.

Es una «zona estratégica que está atravesada por brechas (caminos rurales) que permiten la salida a la frontera y hacia Tamaulipas», afirmó Hope.

En declaraciones este lunes, Riquelme detalló que en las respuestas gubernamentales a los atentados del CDN participan el Ejército Mexicano, la Guardia Nacional, la Policía estatal y las corporaciones de varios municipios.

Villa Unión lucha por recuperar su normalidad este lunes. Según constató Efe, los restos del tiroteo en el que participaron unos 70 sicarios son todavía muy visibles en buena parte de la localidad, donde además de la fachada del palacio municipal cosida a balas, hay vehículos incendiados y muchos otros edificios y coches con impactos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion