Titular Vivienda P.Rico sugiere a EE.UU. flexibilidad en fondos por desastres

Fotografía donde se muestran los techos de las casas afectadas por el paso de los huracanes Irma y María cubiertos con toldos en el barrio Santurce del municipio de San Juan, Puerto Rico. EFE/Archivo

San Juan, 26 mar (EFEUSA).- El titular de la Vivienda de Puerto Rico, Fernando Gil, sugirió hoy, durante una vista ante el subcomité de Supervisión e Investigación de la Cámara baja federal, que el Gobierno de EE.UU. debe ser flexible en la repartición de fondos a los gobiernos estatales en su reconstrucción de desastres.

En un comunicado de prensa emitido este martes, Gil explicó que la audiencia se centró en asuntos administrativos relacionados al manejo de los fondos del Programa de Donativos en Bloque para el Desarrollo Comunitario y la recuperación de desastres (CDBG-DR, en inglés).

El 2 de febrero pasado, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD, en inglés) autorizó el desembolso y el uso de 1.500 millones de dólares, aprobado a través del primer Plan de Acción del programa CDBG-DR, para la reconstrucción de Puerto Rico tras el paso del huracán María en el 2017.

Gil detalló que en la vista discutió los retos que ha enfrentado la Administración de Ricardo Rosselló tras el paso del huracán María y explicó cómo se está utilizando el dinero para revitalizar la economía y la reconstrucción de la isla.

El funcionario, a su vez, dijo que tuvo la oportunidad de hacer varias recomendaciones para mejorar el manejo de estos fondos y acelerar su distribución.

Indicó que determinar la distribución equitativa de los fondos utilizando la información suministrada por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) y la Administración Federal de Pequeñas Empresas (SBA, en inglés), se basa “en el supuesto de que los procesos y datos de estas agencias son el mejor indicador para garantizar una mejor distribución de recursos”.

No obstante, dijo que “hemos visto la gran cantidad de casos que fueron rechazados por FEMA y la poca cantidad de dinero que recibieron los sobrevivientes en pagos por daños”.

“Es por esto que recomendamos que sean los gobiernos los que determinen los modelos de recuperación adecuados basados en la información recopilada localmente y tomando en cuenta las necesidades reales”, enfatizó.

Por lo tanto, recomendó que los procesos de inspección de daños de FEMA y SBA sean revaluados, de manera que puedan aplicar a los estándares utilizados por el programa CDBG-DR, el cual proporciona una mirada y evaluación más completa del daño total a la vivienda.

“Esto permitiría una transición adecuada con el programa CDBG-DR”, afirmó.