Comienza el gran desafío de la España de Luis Enrique con el estreno ante Costa Rica en el Mundial de Qatar

Comienza el gran desafío de la España de Luis Enrique con el estreno ante Costa Rica en el Mundial de Qatar

Un estreno en un Mundial es, por definición, un partido muy difícil. Da igual la entidad del rival, el estado de forma, o cualquier otra circunstancia, que la complicación puede ser máxima. España debuta este miércoles (17 horas) en Doha ante Costa Rica, un rival a priori asequible pero del que conviene no fiarse lo más mínimo, pues comenzar con buen pie es importantísimo, por mucho que la única vez que la Roja levantó la Copa del Mundo, en 2010, fuera tras arrancar con una derrota ante Suiza.

Han pasado algo más de cuatro años desde el último partido mundialista de España, y se podría decir que la revolución ha sido más que importante. Solamente Jordi Alba, Dani Carvajal, César Azpilicueta, Sergio Busquets, Koke y Marco Asensio permanecen de aquel equipo que no pasó del empate ante Rusia, la anfitriona, en aquellos octavos de final de infausto recuerdo. Fue el partido de los más de mil pases, un récord infructuoso que no sirvió de nada: la falta de contundencia ante el gol condenó a la selección entonces dirigida por Fernando Hierro, previa destitución express de Julen Lopetegui a dos días del comienzo del torneo.

Casi 53 meses después, la contundencia ofensiva sigue siendo el gran handicap, un mal endémico. El estilo apenas se ha modificado, pues el equipo de Luis Enrique gusta, como aquel, de tratar con mimo el balón, y sus jugadores brillan en la zona media del campo, no en las áreas. Hacer un gol cuesta un mundo, y se encaja con demasiada frecuencia.

Pero hay diferencias, muchas. Era aquella selección un equipo veterano, curtido en mil batallas y que ya lo había ganado absolutamente todo. Esta, en cambio, es insultantemente joven después de un cambio generacional en el que se ha pasado del todo a la nada. De Iniesta a Pedri. De Silva a Gavi. De Piqué y Ramos a… bueno, las comparaciones son odiosas en ocasiones.

España tiene dos cosas que ilusionan. Por un lado, la juventud. A los citados Pedri y Gavi hay que sumar a Ansu Fati, Nico Williams o Yéremy Pino, una quinta con la que ilusionarse. Quizás el Mundial llega algo pronto para ellos, pero… ¿desde cuándo el talento se mide en años? Y por el otro, este se trata de un equipo de autor. Es el equipo de Luis Enrique y los jugadores morirán por él.

El once del asturiano tiene varias incógnitas. Rodri apunta a central titular para lograr una buena salida del balón, pero sin descartar a Eric García o Pau Torres. En el lateral derecho, dependerá de cómo evoluciona el resfriado de Dani Carvajal. Gavi y Koke pugnan por un puesto en el medio, y arriba es un puzle indescifrable: Asensio, Ansu, Nico, Morata, Ferran… imposible adivinar la idea de Lucho.

El rival, Costa Rica, tiene nombres de sobra conocidos en España. Desde el exmadridista Keylor Navas hasta Óscar Duarte (Espanyol, Levante), pasando por Celso Borges (Deportivo) o Joel Campbell (Betis,Villarreal). Los ticos, que se clasificaron para Qatar en la repesca, sueñan con dar la sorpresa. Y la Roja ya está avisada tras lo que le ha sucedido a Argentina.

Deja una respuesta